Más allá de las creencias: alternativas para acompañar las creencias inusuales. Entrevista a Tamasin Knight

1
233

Este texto es una traducción al castellano hecha por el equipo de Mad In America Hispanohablante de la entrevista a Tamasin Knight publicada originalmente en inglés en el nº 1 del Boletín de la ENUSP; Red Europea de (ex-) Usuarios y Supervivientes de la Psiquiatría, que puede encontrarse actualmente en la web de Peter Lehman, y que ha sido también previamente traducida al griego y al ruso. El libro de Tamasin Knight fue editado en nuestro territorio en 2019 en una coedición entre LoComún y Biblioteca Social Hermanos Quero, y puede adquirirse en papel (o podrá en cuanto la emergencia sanitaria les permita retomar su actividad habitual) encargándolo en tu librería de barrio habitual o desde su propia web https://www.bsquero.net/2019/02/07/novedad-editorial-mas-alla-de-las-creencias-maneras-alternativas-de-trabajar-con-delirios-ideas-obsesivas-y-experiencias-inusuales/. Además, desde marzo del 2020 empezamos a ofrecer también en nuestra web en libre descarga la versión en PDF del material.

La doctora Tamasin Knight fue hospitalizada por delirios, lo que la llevó a escribir la guía práctica “Más allá de las creencias: maneras alternativas de trabajar con delirios, ideas obsesivas y experiencias inusuales”. El libro cuestiona la utilidad de los tratamientos y etiquetas psicopatológicas tradicionales. En vez de ello, defiende la aceptación de la realidad de cada persona, proporcionando ayuda para enfrentar y convivir con sus creencias. ENUSP (*) habló con Tamasin, que actualmente reside en Ecuador.

Tu libro trata de encontrar formas novedosas de trabajar con personas que tienen un sistema de creencias inusual. ¿Qué te llevó a escribirlo?

La motivación inicial que me hizo querer hacer la investigación descrita en “Más allá de las creencias” provino de mi propia experiencia de tener un sistema de creencias inusual y recibir por ello tratamiento psiquiátrico. Descubrí que el tratamiento psiquiátrico tendía a centrarse en eliminar la «anormalidad» y tratar de hacer que las personas fueran «normales» en lugar de centrarse en aquello para lo que las propias personas habían solicitado ayuda, o en lo que ellas consideraban importante. Creía que las personas debían tener opción de elegir, por lo que me sentí obligada a buscar formas distintas de trabajar con estas experiencias.

Leí sobre el trabajo de Marius Romme y el Movimiento de Escuchadores de Voces. Me parecía inspirador su enfoque de aceptar la explicación de los propios escuchadores de voces sobre dichas voces, y así poder trabajar dentro de su propia realidad. Así que decidí ampliar su enfoque a la experiencia de las creencias inusuales y diferentes formas de interpretar o ver la realidad.

¿Tenías un público específico en mente?

Pensaba en tres colectivos principales:

  • Personas que tienen problemas que giran en torno a sus sistemas de creencias inusuales (que pueden o no ser usuarios / sobrevivientes [de la psiquiatría**]).
  • Familiares y amistades de personas con este tipo de experiencias.
  • Profesionales de salud mental (y estudiantes) con interés ​​en otra forma de trabajar.

Dicho esto, el libro es para cualquier persona interesada en creencias inusuales y en las diferentes formas de entender el mundo.

Escribes: «Muchas personas tienen creencias que otros pueden considerar extrañas, inusuales o no basadas en hechos, y hay muchas personas en la sociedad que viven vidas exitosas e independientes teniendo creencias que cumplirían con los criterios para considerarse delirios». ¿Por qué crees que solo algunas de estas personas se convierten en pacientes psiquiátricos?

El factor clave aquí es si la persona puede sobrellevar sus experiencias. Si una persona se siente muy angustiada, preocupada o abrumada por sus experiencias, es probable que se convierta en paciente psiquiátrico. Por el contrario, si pueden hacer frente a sus experiencias, es probable que se mantengan fuera del sistema psiquiátrico. Los apoyos que la persona tenga en su vida serán importantes para determinar su capacidad para hacer frente a creencias inusuales o angustiosas.

¿Cómo podrían hacerse las cosas de otra manera diferente? Por ejemplo, ¿cómo trabajarías con alguien preocupada por si hay extraños pudiendo leer sus pensamientos?

Primero escucharía a esa persona, tratando realmente de comprender su realidad y su sistema de creencias. ¿Todo el mundo puede leer sus pensamientos o solo algunas personas? ¿Hay alguna situación en la que la gente no pueda? ¿Qué es lo que más le preocupa de la situación? Y especialmente, ¿qué ayuda es la que busca? ¿Quiere encontrar maneras de evitar que otros lean sus pensamientos, o preferiría que su autoestima fuera tal que ya no le molestara si otros leen o no sus pensamientos?

Escuchar a alguien de esa manera ya puede ser útil en sí mismo para proporcionar apoyo moral, y puede ser el primer paso para ayudar a la persona a encontrar formas más específicas de afrontamiento.

A continuación trabajaría junto a la persona para encontrar estrategias para ayudarla a sentir más control y menos angustia en cuanto a sus experiencias. Habrá estrategias diferentes que puedan funcionar en personas distintas. Algunas personas que sienten que otros pueden leer sus pensamientos buscan estrategias de «autodefensa psíquica», como visualizar un escudo de luz que las rodea, como herramientas para mantenerse lejos de pensamientos telepáticos no deseados. Para otros utilizar algún sombrero en particular les es beneficioso. Y otros averiguan que mejorar cómo se sienten consigo mismos les permite estar menos preocupados acerca de si otras personas están leyendo su mente o no.

Sugieres muchas estrategias de afrontamiento excelentes, también reunirse habitualmente con otras personas que tengan experiencias similares. ¿Por qué estas reuniones pueden ser tan útiles? ¿Qué se puede hacer si no se tiene acceso a un grupo de este tipo, por ejemplo por vivir en un lugar más aislado?

¡Gracias! Reunirse con otras personas con experiencias similares puede proporcionar un lugar seguro para que las personas hablen sobre sus creencias y experiencias sin temor a ser ridiculizadas o patologizadas por ellas. Ser parte de un grupo así puede hacer posible que los participantes reciban apoyo emocional y compartan estrategias prácticas para ayudarles a enfrentar sus creencias y seguir con su vida.

Si no hay grupos cerca de donde una vive, sugeriría buscar en Internet para ver posibles grupos de apoyo online para personas con el tipo de experiencias que estén viviendo. Sé de la existencia de grupos virtuales de apoyo para gente con muchos tipos distintos de creencias inusuales. 

Portada del ejemplar en su versión en castellano

¿Cómo han tratado tu trabajo otros médicos y profesionales? Me imagino que dicen que aceptar la realidad inusual de una persona supone acrecentarla, un “colaboracionismo” que la hará empeorar. ¿Qué responderías a eso?

Creo que cada vez más profesionales de salud mental están reconociendo que los tratamientos psiquiátricos hegemónicos no tienen todas las respuestas, y empiezan a interesarse en otras alternativas. En general estoy satisfecha con la respuesta que he recibido.

Pero sí, hay algunos que dicen que este acercamiento es “colaboracionismo”. A ellos, les diría que no deberíamos estar colaborando con la idea de que hay solo una única forma de interpretar la realidad, un conjunto de creencias que es aceptable y otro que es “delirante”. En vez de ello, deberíamos aceptar la diversidad y defender el derecho de la gente a ser distinta.Y creo que el movimiento de supervivientes tiene aquí un rol clave en difundir este mensaje.

Es importante señalar que aceptar el sistema de creencias de una persona no significa tener que compartirlo, ni tampoco fingir compartirlo. Más que eso, se trata de respetar la realidad de otra persona (de la misma manera que uno respetaría las creencias religiosas ajenas sin tener por qué compartirlas), y de ayudar a esa persona a lidiar con sus experiencias.

Aunque algunos puedan preocuparse por si aceptar las creencias de la otra persona puede empeorarlas, esto no es con lo que nos encontramos en la práctica. Por ejemplo, imagina que alguien está asustado porque creen que hay fantasmas dispuestos a atacarle. Decirle que está delirando y simplemente no hay fantasmas, no va a ayudarle. Va a hacerle sentir más asustado y además, más solo. Sin embargo, aceptar esa creencia como real para él, escuchar a esa persona, intentar entender cómo se está sintiendo y trabajar con él para encontrar juntos formas de enfrentarse a esa experiencia (por ejemplo, consultando libros sobre cómo defenderse de fantasmas) puede ayudarle enormemente.

¿Cuál sería un buen primer paso si alguien quiere aprender más formas de lidiar con un pensamiento angustioso o incapacitante?

Le sugeriría leer mi libro “Más allá de las creencias. Maneras alternativas de trabajar con delirios, ideas obsesivas y experiencias inusuales”.

(*) ENUSP: European Network for (ex)-Users and Survivors of Psychiatry. Red Europea de (ex-) Usuarios y Supervivientes de Psiquiatría (http://enusp.org/N. de la T.

(**) Añadido durante la traducción.

(Los enlaces incluidos en el artículo han sido también añadidos del equipo de MIAH)

1 COMMENT

  1. I have been surfing online greater than three hours nowadays, yet I by
    no means discovered any attention-grabbing article
    like yours. It is beautiful value enough for me. In my opinion, if all webmasters and bloggers made
    just right content material as you probably
    did, the internet shall be a lot more helpful than ever before.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here