Futuros neuro-queer

0
241

A continuación reproducimos una entrevista a Nick Walker, creadorx del concepto crítico “neuro-queer”. Walker es futurista queer y psicólogx somático transpersonal. Escribió el libro Herejías neuroqueer y también trabaja en ficción especulativa y en el webcomic de fantasía urbana Weird Luck. Docente en el Instituto de Estudios Integrales de California y editorx de Autónoma Press .


En su libro usted habla con frecuencia de la mente encarnada o “cuerpomente”, en lugar de “mente” o “neurología”. ¿Dónde encaja tu comprensión del cuerpomente en la teoría Neuroqueer?

La conceptualización de la neurodiversidad como diversidad entre cuerpos y mentes ha sido central en la teoría Neuroqueer desde el principio.

El término cuerpomente apunta a la comprensión de que la mente es un fenómeno encarnado, y que mente y encarnación están inseparablemente entrelazados. La naturaleza encarnada de la mente es una premisa fundamental de la psicología somática, un campo en el que he estado involucrado durante mucho tiempo como estudiante, practicante y educador.

Menciono en el libro que se me ocurrió originalmente el término neuroqueer a principios de 2008, en un artículo que escribí para la clase de Psicodinámica del Dr. Ian J. Grand en el programa de posgrado en Psicología Somática del Instituto de Estudios Integrales de California.

El primer día de esa clase, el Dr. Grand resumió la premisa subyacente de la psicología somática de la siguiente manera: La psique se forma y organiza somáticamente. En otras palabras, significa que la psique y la personalidad de uno se desarrollan a través de procesos de experiencia y acción corporal, con el corolario implícito de que la nueva experiencia corporal y los nuevos hábitos de acción corporal tienen el poder de efectuar transformaciones mentales significativas.

Esta premisa sigue siendo parte integral de mis concepciones de la teoría neuroqueer y la práctica del neuroqueering.

Mi orientación como académico es transdisciplinaria, y parte de lo que me atrae de la transdisciplinariedad es lo generativo que puede ser mirar un concepto o fenómeno determinado a través de una variedad de lentes disciplinarios diferentes.

Gran parte del trabajo sobre neurodiversidad se ha basado en gran medida en la lente de los estudios sobre discapacidad. Este trabajo es necesario e importante, pero creo que algunas personas caen en la trampa de pensar que la lente de los estudios de discapacidad es la única forma útil de pensar sobre la neurodiversidad.

Y luego miras el trabajo de M. Remi Yergeau, y está lleno de todas estas nuevas ideas alucinantes, porque el enfoque de Yergeau al tema de la neurodiversidad se basa en el campo de la retórica, y esa es una lente completamente diferente que revela algo completamente nuevo, abre potencialidades.

Entonces, para llegar al punto: la teoría neuroqueer es lo que surge cuando uno adopta un enfoque del tema de la neurodiversidad que se basa en gran medida en los campos de la teoría queer y la psicología somática.

Vale la pena señalar, por cierto, que en los últimos años el término cuerpomente ha ido apareciendo con cada vez más frecuencia en el campo de los estudios sobre discapacidad. Como probablemente puedas adivinar, considero que esto es un avance excelente. Pero muchas personas que han estado usando y/o apreciando el término en los estudios sobre discapacidad desconocen que se origina en el campo de la psicología somática.

Casi cada vez que veo el término cuerpomente utilizado en un escrito sobre estudios de discapacidad o algún campo relacionado en estos días, se cita el excelente artículo de Margaret Price de 2015, “El problema cuerpomente y las posibilidades del dolor”, como fuente de la palabra.

Me encanta el trabajo de Price y la forma en que ha integrado el concepto de cuerpo y mente en la investigación sobre discapacidad, ¡pero seguro que ella no acuñó el término! El primer uso publicado de la palabra cuerpomente fue un texto de psicología somática titulado Bodymind, escrito por Ken Dychtwald allá por 1977.

Otro término que utiliza mucho es “neurocosmopolita” o “neurocosmopolitismo”. ¿Dónde encaja la teoría Neuroqueer en un mundo neurocosmopolita?

Así como una perspectiva cosmopolita reconoce que no existe una cultura o etnia “normal”, “superior” o “predeterminada”, una perspectiva neurocosmopolita ––o una sociedad neurocosmopolita–– es aquella en la que ningún tipo de mente se privilegia como “normal, ”o como superior a los demás, o como la forma natural predeterminada de ser de una mente.

El camino hacia una perspectiva neurocosmopolita –ya sea a escala individual o colectiva– implica necesariamente aprender a reconocer nuestros estándares internalizados de neuronormatividad como construidos e inculcados culturalmente, y luego liberar nuestras mentes de los límites de esos estándares.

Neuroqueering es el acto o proceso de desafiar, subvertir, desafiar y/o joder creativamente la neuronormatividad. Como tal, considero que el neuroqueering es una parte esencial de nuestros caminos individuales y colectivos hacia perspectivas y futuros más neurocosmopolitas.

Además del neuroqueering, ¿cuáles son los primeros pasos hacia un mundo neurocosmopolita?

Para construir cualquier tipo de futuro mejor, es esencial tener algún tipo de visión positiva por la que trabajar. Para crear algo positivo y bueno, primero hay que poder imaginarlo.

Así que un primer paso crucial es que todos involucremos nuestra creatividad y despertemos nuestro sentido de lo posible, y comencemos a generar visiones individuales y colectivas de futuros neurocosmopolitas que nos inspiren.

Otro paso crucial es producir cada vez más literatura, arte, material educativo y entretenimiento que descentre la perspectiva neurotípica y la mirada neurotípica; en otras palabras, trabajo que no sólo se base en perspectivas no neuronormativas, sino que también se niegue a asumir que el lector o espectador predeterminado es neurotípico.

Hablando de creatividad, en el libro hablas de ficción especulativa neuroqueer. ¿Cuáles son algunos de los mejores ejemplos de literatura bien hecha en este género que recomendaría?

Dos autoras que se destacan para mí por estar a la vanguardia del campo emergente de la ficción especulativa neuroqueer son Dora M. Raymaker y Ada Hoffmann.

La ficción publicada de Dora M. Raymaker hasta el momento incluye la brillante novela policíaca de ciencia ficción Hoshi and the Red City Circuit , el cuento “Heat Proproduction Entities” (que aparece en el Volumen 3 de la antología anual de literatura neuroqueer Spoon Knife ) y la épica novela Resonance, que se publicará en algún momento de 2022 (ya leí Resonance porque tuve el honor de ser el editor de Raymaker y estoy ansioso por que todos los demás la lean).

Ada Hoffmann es mejor conocida hasta ahora por la serie Outside, que hasta ahora incluye su primera novela The Outside y su secuela The Fallen. Va a ser al menos una trilogía; ya hay un tercer libro en proceso.

Además de ser completamente neuroqueer, estos libros fabulosos también son historias apasionantes de ópera espacial basadas en las mejores tradiciones clásicas de la ciencia ficción. Hoffmann también ha producido muchos cuentos y poesía neuroqueer, muchos de los cuales se pueden encontrar en la colección Monsters in My Mind .

Al igual que Raymaker, Hoffmann también tiene una historia encantadora en Spoon Knife 3, “The Scrape of Tooth on Bone”, que en términos de género podría describirse mejor como “steampunk neuroqueer”.

Spoon Knife es la primera serie de antología dedicada específicamente a la literatura neuroqueer. Es multigénero (o género queering), por lo que incluye ficción especulativa neuroqueer pero también otra ficción neuroqueer en otros géneros como el realismo mágico (por ejemplo, la historia “Sólo las fresas no tienen padres”, aportada a Spoon Knife 3 por la legendaria poeta Judy Grahn, o “Coalrose” de Craig Laurance Gidney, que aparece en Spoon Knife 5).

Spoon Knife también acepta memorias breves y poesía, por lo que cada volumen ofrece al lector una gran diversidad de experiencias. En lo que respecta a la ficción especulativa neuroqueer, Alyssa González y Verity Reynolds son dos autoras más cuyas contribuciones a múltiples volúmenes de Spoon Knife son excelentes ejemplos del género.

Y, por supuesto, debo mencionar mi propio trabajo en ficción especulativa neuroqueer y el trabajo de mi viejo amigo y colaborador Andrew M. Reichart. Andrew y yo somos cocreadores de una colección cada vez mayor de historias interconectadas que llamamos Weird Luck Saga.

The Weird Luck Saga consta de toda mi ficción en prosa, toda la ficción en prosa de Andrew y el webcomic de Weird Luck que los dos coescribimos y que está dibujado por el espectacularmente talentoso Mike “Son of Witz” Bennewitz.

Hasta ahora, los volúmenes 2, 3 y 5 de Spoon Knife contienen cada uno una historia de Weird Luck de Andrew y otra mía. Andrew también ha escrito una trilogía de novelas de fantasía de Weird Luck llamada City of the Watcher (actualmente agotada, pero que se relanzará en una edición revisada de un solo volumen en algún momento de 2022 o 2023), y una ciencia psicodélica y tremendamente neuroqueer de Weird Luck. Fi novela llamada Wallflower Assassin (advertencia de spoiler para los fanáticos del webcomic de Weird Luck : Wallflower Assassin es la única pieza publicada de Weird Luck Saga que tiene lugar después del cómic).

Si la gente solo se llevara un mensaje al leer su libro, ¿cuál esperaría que fuera?

Depende en gran medida de quiénes son las personas y dónde se encuentran en sus viajes particulares cuando se encuentran con el libro. Mi esperanza es que cada lector encuentre algún mensaje que cambie su vida de manera positiva. Sin embargo, será un mensaje diferente para cada uno de los lectores, dependiendo de quiénes sean y de las condiciones actuales de sus vidas.

Hay muchas ideas agrupadas entre las portadas de Neuroqueer Heresies, y nunca se sabe qué idea será más transformadora para un individuo determinado.

Independientemente de qué detalles resuenan en los diferentes lectores, mi esperanza es que de una forma u otra el libro despierte en todos y cada uno de los lectores un sentido ampliado de lo posible. Mi esperanza es que el libro inspire a los lectores a explorar los infinitos reinos del potencial creativo más allá de los muros de la normatividad.

Fuente: https://neuroqueer.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here