“Mi vida al revés” en el Festival Internacional de Teatro y Discapacidad

0
268

Ana García Mango actriz, dramaturga y directora presenta su obra “Mi vida al revés” en el marco del Festival Internacional de Teatro y Discapacidad

¿Como llegaste al Festival Internacional de Teatro y Discapacidad?

El Festival Internacional de Teatro y Discapacidad se viene desarrollando hace varios años y cuenta con varias ediciones a cargo de Virgina Lago como directora general y Pablo Silva apoya desde la producción. La programación del festival abre el juego y el espacio para que se puedan presentar distintas obras con elencos inclusivos, es decir que cuenten con personas con y sin discapacidad. De esa forma se pueden visibilizar distintas temáticas, mostrar y contar lo que cada elenco quiera. Ayer estuve en el festival y había mucha presencia de lo musical, del baile de la celebración y aceptación de las diferencias. Yo venía siguiendo las redes del festival hace mucho y cada tanto abrían convocatoria a proyectos que cumplan las condiciones para poder participar y como hace 4 años trabajo en la Agencia Nacional de Discapacidad y estoy muy cerca de esa temática, este año me decidí a escribir algo, animarme y presentarlo. A los pocos días me respondieron para avisarme que el proyecto les había gustado un montón e iba a ser parte del festival. Así que desde ahí nos pusimos manos a la obra.

¿De qué trata la obra “La vida al revés” que estás dirigiendo?

En el marco del Festival Internacional de Teatro y Discapacidad, presentaremos la Obra “Mí vida al revés”. Obra que escribí y que indaga esos lugares en los que nos desconectamos de nosotros mismos para encajar. Cuando se presenta alguien que en apariencia es “diferente” salen a la luz juicios, miedos, rechazos porque estamos acostumbrados a clasificar en cajitas la experiencia humana y no le damos la oportunidad de disfrutar y celebrar sus distintos matices. Profunda, intensa, fuerte, busca reflexionar sobre lo que nos une y dejar atrás ideas viejas y estereotipadas de lo que somos como humanos.

 ¿Qué es lo más difícil de dirigir teatro?

El teatro brinda la posibilidad de poder comunicar, transmitir y visibilizar mensajes profundos que nos llegan a todos como seres humanos. Nos da la posibilidad de vernos en los actores y actrices, así como visibilizar temáticas que solamente suceden es ese “aquí y ahora” de lo que dura la obra arriba del escenario. Se produce una sinergia entre el actor, lo que se cuenta y el público. Entramos todos en ese mismo juego y para mi dirigir es justamente abrir y proponer una puesta, un mensaje para que pueda ser recibido y me parece que lo complejo de dirigir teatro son justamente los desafíos que enfrentamos cuando son temas que tal vez cuestan nombrar y no están del todo socialmente aceptados, ya sea la discapacidad como otras temáticas como la traición o la soledad y encarar esa cuestión profunda desde un lugar humano y de verdad.

¿Qué es lo que más te gusta de dirigir teatro?

Siempre en lo que he querido transmitir tengo una visión clara de hacia dónde voy, sea cual fuera el mensaje, ir a un lugar profundo de la potencialidad que tiene el ser humano. A veces nos enganchamos en distintas cuestiones que suceden en nuestra vida y nos vamos separando los unos de otros por juicios, ideas o de mandatos de como tienen que ser las cosas. Siempre me interesó poder blanquear eso arriba de un escenario y mostrar lo más profundo de lo que nos une en mi literatura o mis puestas. A la vez mostrar lo que nos gusta, lo que no nos gusta, los que nos une, esos dos caminos es complejo, es como un desafío para mí.

¿Qué es para vos la locura?

Es una etiqueta, es una manera de nombrar algo y darle significado que la mayoría desconocemos. Circula información, con la que no acuerdo donde se ha estigmatizado desde la medicina, desde el sistema de salud a las personas que pueden llegar a tener algún tipo de neurodivergencia o un compartimiento diferente. Creo que justamente ese desconocimiento y estar tan marcados por lo que nos dice la salud ha generado muchos prejuicios, miedos y estigmatización. Hay algo de eso que está mal y hay que cambiar. Creo que es un poco lo opuesto, hay que poder reconducirnos a lo mismo, que trato de buscar en mi misma ese camino de quien soy, para donde voy, que es lo que me interesa y creo que en algún punto todos nos desconectamos de nosotros mismos por encajar en un molde determinado o ser como nos dicen que tenemos que ser. A nivel humanidad necesitamos hacer una reflexión más profunda sobre la verdad de lo que sucede en la locura en vez de repetir cuestiones dogmáticas impuestas. Hay otra manera de ver o de percibir la locura.


Podés ver “Mi vida al revés” el domingo 3 de Septiembre a 13.30 hs Teatro EL TINGLADO, con entrada libre y gratuita en Mario Bravo 948, CABA.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here