Reseña de libro: El pensamiento de Jacobo Fijman.

0
89

Apenas con 31 años de edad el joven periodista Vicente Zito Lema publica en 1970 con Rodolfo Alonso Editor, el libro El pensamiento de Jacobo Fijman, o el viaje hacia la otra realidad. Para entonces, Zito Lema es abogado pero trabaja de periodista interesado en temáticas sociales. A partir de este libro el pensamiento y la obra de Jacobo Fijman, acompañarán a Vicente Zito Lema por el resto de su vida.

Jacobo Fijman trabajó de profesor de francés y periodista hasta sus 23 años, cuando sufre su primer confinamiento psiquiátrico en el año 1921. Seis meses después, al salir del encierro con muchas dificultades económicas, su vida se vuelve un viaje sin retorno hacia la poesía.

El libro se describe perfectamente en su título. Trata sobre el pensamiento del poeta Jacobo Fijman y del viaje hacia la otra realidad de Vicente Zito Lema. El viaje al que se hace referencia en el título es a la realidad de la locura del poeta Jacobo Fijman, quien fue recluído en un loquero durante 28 años. Este libro se constituye como un posicionamiento filosófico, político y artístico por parte de Zito Lema, en donde la locura no se considera trastorno, condición ni enfermedad sino que se considera otra realidad tan real como la realidad convencional.

Vicente Zito Lema durante el espectáculo “Yo soy Fijman”, en Teatro El Crisol, Buenos Aires.

Tal es la vigencia de este libro, dado que más de medio siglo después de su publicación aún el discurso hegemónico considera que la la percepción que tienen los cuerpos locos de otras realidades es una percepción falsa, equivocada o distorsionada y deja en evidencia el síntoma de un trastorno, enfermedad o condición mental. Este pequeño gran libro de 93 páginas está organizado en 4 capítulos y es un ejemplo del modo de trabajo que tenía Vicente Zito Lema, sintetizado en su Antropología Teatral Poética.

Trabajo interior

A modo de introducción Trabajo Interior funciona como una confesión del autor sobre su relación con Jacobo Fijman a quien presenta como su maestro. Es en este capítulo en donde Zito Lema describe que la forma de acceder hacia la otra realidad es manteniéndose libre de prejuicios, sin las trabas de la salud y desechando la lógica. Sin embargo advierte sobre los riesgos de esta travesía, porque reconoce que las personas que viajan hacia otra realidad son sistemáticamente destruidas.

Los fuegos mentales

Este capítulo es una narración donde Vicente Zito Lema en tanto escritor viajero, asume la primera persona del singular de Jacobo Fijman. El texto Los fuegos mentales puede leerse como un monólogo de humor porque tiene ese ritmo, pero no tiene las formas de la literatura dramática. Es un texto con un humor muy surrealista, que desde la perspectiva de las artes escénicas, podría funcionar muy bien en un teatro del estilo Café Concert o Stand Up. Este texto lo escribió en base a apuntes propios sobre las conversaciones que mantenía con Fijman y sus pensamientos grabados en una cinta magnetofónica, seguramente grabados por Vicente Zito Lema con un grabador de periodista de la época.

Viaje hacia la otra realidad

El Viaje hacia la otra realidad es en el libro un reportaje gracioso, en el sentido de la gracia divina, que muestra de que manera el delirio se expresa en las preguntas, reflexiones y en la escritura de Zito Lema. Este reportaje debe ser una de las pocas entrevistas surrealistas de la historia del periodismo. Seguramente no faltará quien haga el intento desesperado de criticar la realidad del reportaje como ficción.

A manera de complemento: elemento para una biografía

Como todo viaje tiene su partida, también tiene su regreso y este capítulo funciona como el regreso a la realidad de la cordura que nos demanda ubicarnos en el tiempo y espacio convencionales de las personas normales. La cordura es una convención que se impone a la realidad de la locura para colonizarla y someterla. Este es la parte más amarga del viaje, el momento de regresar a la cordura y conocer la información biográfica sobre Jacobo Fijman. El sentido de este capítulo es honrar, en definitiva, la ética periodística que sostuvo toda su vida el escritor Vicente Zito Lema.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here